El efecto contagio de la imagen inmobiliaria | Markham Stagers
Cuidar la imagen del producto inmobiliario es de vital importancia. Su efecto contagio puede aportar muchos beneficios a nuestra marca. Descubre como.
home staging, home staging alto standing, marketing inmobiliario, home Staging beneficios, home staging barcelona, home staging inmobiliarias, home staging marketing inmobiliario, home staging alto standing, home staging para alto standing, home staging alto standing barcelona, home staging barcelona, home staging costa brava, empresas home staging, home staging para inmobiliarias, home staging beneficios, home staging consejos,
20428
post-template-default,single,single-post,postid-20428,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

EL EFECTO CONTAGIO DE LA IMAGEN INMOBILIARIA

EL EFECTO CONTAGIO DE LA IMAGEN INMOBILIARIA

El sector inmobiliario es indiscutiblemente sensorial, muy visual y se juega sus mejores cartas en las primeras impresiones.

 

Curiosamente, la estética del producto inmobiliario es, por lo general, uno de los aspectos más descuidados y por ello más criticado por parte de los clientes y usuarios por las devastadoras consecuencias que a menudo conlleva.

Desde las imágenes digitales que se publican en páginas web y portales inmobiliarios hasta el aspecto físico de los inmuebles que los potenciales clientes descubren en las visitas comerciales, comprobamos que el cuidado de la imagen del producto y sus poderosos efectos parecen tener poca relevancia para los agentes inmobiliarios. ¿A qué es debido?

¿Por qué en este sector, donde el producto que se comercializa y los honorarios por intermediación que se cobran tienen un alto valor económico, los esfuerzos y recursos en el cuidado de la imagen son, en cambio, prácticamente nulos? Otros productos como los coches no tienen este problema. Tampoco artículos de valor mucho menor como por ejemplo una camisa, una cena en un restaurante, un medicamento o un par de zapatos. Todos ellos pasan por una fase previa de más o menos preparación estética antes de salir al mercado y enfrentarse al consumidor.

La presencia e imagen de cualquier producto proporcionan, además del interés de los clientes y de éxitos comerciales, un efecto contagio fulminante hacia nuestra marca. Este contagio puede ser en positivo (efecto benéfico) o en negativo (efecto infeccioso). Cuidar la estética del producto a comercializar es vital y de obligado cumplimiento pero es que estampar sobre esa imagen impecable el logo de nuestra empresa produce, además, un efecto contagio exponencial en positivo con múltiples efectos favorables y beneficios para nuestra marca:

  • Ganamos mucha confianza y credibilidad ante el cliente con pruebas reales.
  • Reforzamos el argumentario y el branding con evidencias que nos diferencian de los demás.
  • Conseguimos más éxitos empresariales, que a su vez repercuten en:
  • Alta satisfacción de nuestros clientes (compradores y vendedores) que deriva en recomendaciones a otras personas.
  • Atraemos a nuevas captaciones de producto de calidad.
  • Nuestro trabajo y esfuerzos en la estética del producto se convierten en contenido útil y de interés para difundir en medios y redes sociales retroalimentando así nuestro branding.

 

Por el contrario, no cuidar la imagen del producto inmobiliario que se comercializa es ponerse trabas a uno mismo además de seguir fomentando la mala praxis enquistada en este sector (es decir, no hacer nada para erradicar la epidemia, siguiendo con el símil). Algunos de los efectos negativos y consecuencias nefastas para la marca más habituales son:

  • Pérdida total de la credibilidad.
  • El dinero invertido en branding no recobra sus frutos por la falta evidente de coherencia entre lo que se dice y lo que se practica.
  • No hay interés de los clientes por tu cartera de producto ni por tu marca para representarles.
  • Tu producto inmobiliario “se quema” en el mercado.
  • Tu único recurso es pedirle al cliente que rebaje el precio.
  • Tus clientes están muy descontentos y te valoran negativamente.
  • No generas confianza y captas poco producto y de poca calidad.
  • Tu equipo comercial está desmotivado.
  • No generas contenido interesante propio para publicar en tus redes sociales.

 

La solución: Relájate agente, por una vez, tú no tienes que hacer nada. Confía en el poder de la estética y de los expertos en imagen de producto inmobiliario, los Home Stagers, una figura profesional especializada que se encarga única y exclusivamente de eso: solucionar y corregir los defectos estéticos del producto que comercializas y de inyectar grandes dosis de elegancia y estilo para luego propagar esos atributos positivos hacia tu marca.

Revisa tu cartera y dinos qué imagen crees que estás proyectando. En qué viviendas podríamos ayudarte. Comprueba algunos ejemplos de éxito de nuestro equipo creativo aquí y si necesitas asesoramiento de expertos en imagen de producto inmobiliario contáctanos para solicitar una sesión informativa.

Síguenos en Twitter y Facebook para estar a la última de todos nuestros movimientos.

Welcome to Advanced Home Staging.